Pasas demasiado tiempo en un aeropuerto: 10 señales que lo confirman


Aeropuertos, lugares de tránsito frenético y olores variopintos. Pueden convertirse en un segundo hogar para aquellas personas que viajan con frecuencia.

A continuación te vamos a dar una lista... Y si te identificas con alguna de estas señales, es posible que hayas pasado más tiempo del que deberías vagando por las terminales.

aeropuerto orly paris
Aeropuerto de París-Orly, en Francia.

1. Conoces el nombre de pila del chico o chica del Starbucks

Ya has pedido tu café matutino tantas veces que él/ella te saluda por tu nombre y sabe tu pedido de memoria. Incluso te ha contado sobre su gato y su banda favorita.

2. Has dominado el arte de la siesta en posición fetal en cualquier superficie

Sillas incómodas, suelo frío, mostradores de facturación... no hay lugar que no sea apto para una breve cabezadita reparadora. Tu cuerpo se ha adaptado a la incomodidad como un camaleón al follaje.

3. Sabes exactamente dónde encontrar el baño más limpio y tranquilo

Es un secreto que guardas celosamente, un oasis de paz en medio del caos. Has mapeado cada rincón del aeropuerto y has descubierto atajos que te ahorran minutos preciosos.

4. Eres capaz de mantener una conversación fluida con el personal de seguridad

Ya han visto tu pasaporte y tarjeta de embarque tantas veces que te consideran un amigo. Intercambian bromas y te dan consejos sobre el clima en tu destino.

5. Has desarrollado una fascinación por el comportamiento de los demás pasajeros

Observas con atención a las familias ruidosas, a las parejas de enamorados que se despiden entre lágrimas y a los hombres de negocios que teclean furiosamente en sus portátiles. Eres un antropólogo amateur en tu propio hábitat natural.

6. Te has convertido en un experto en identificar las marcas de equipaje

Un simple vistazo a una maleta te basta para saber si pertenece a un viajero experimentado o a un novato. Eres capaz de distinguir entre las maletas de marcas de lujo y las low-cost con solo una mirada.

7. Has memorizado los anuncios por megafonía

Conoces la melodía del aviso de embarque de tu vuelo incluso antes de que lo anuncien. Podrías recitar de memoria las instrucciones de seguridad previas al despegue.

8. Te has planteado seriamente comprar un terreno dentro del aeropuerto

La comodidad de tener tu propio espacio, la cercanía a las tiendas y restaurantes, y la constante presencia de gente te resultan atractivas. ¿Quién necesita un barrio cuando puedes vivir en un aeropuerto?

9. Has aprendido a dormir con un ojo abierto

Siempre alerta ante cualquier posible retraso o cambio de puerta, tu sueño se ha vuelto ligero y vigilante. Eres como un ninja del descanso.

10. Sientes una extraña nostalgia cada vez que sales del aeropuerto

A pesar del estrés y las molestias, te has acostumbrado al ritmo frenético del aeropuerto. Extrañarás el bullicio, los olores a comida exótica y la sensación de estar en un mundo de tránsito permanente.

Si te has visto reflejado en alguna de estas señales, no te preocupes, no estás solo ni sola. Los aeropuertos son lugares fascinantes y llenos de aventuras. ¡Disfruta de tu próxima vuelo!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir