Juliane Koepcke: cayó de un avión y sobrevivió


Juliane Koepcke tenía diecisiete años y estaba desesperada por llegar a casa. Acababa de graduarse de la escuela secundaria en Lima y regresaba a su hogar en la estación de investigación biológica de Panguana, que fundaron sus padres, en lo más profundo de la selva amazónica, a unos 150 kilómetros al sur de Pucallpa.

Juliane había estado viviendo en Panguana, de forma intermitente, durante tres años con su madre, María, y su padre, Hans-Wilhelm Koepcke, ambos zoólogos.

Su vuelo fue en la víspera de Navidad de 1971, y el avión ya tenía siete horas de retraso. Fue poco antes del mediodía cuando Juliane y su madre finalmente abordaron el vuelo. Se suponía que el vuelo a Pucallpa duraría menos de una hora.

Índice
  1. Accidente del vuelo 508 de LANSA
    1. Caída libre atada a su asiento
  2. Perdida en la selva
  3. Instinto de supervivencia
    1. Primeros auxilios
  4. Rescate
  5. Experiencia

Accidente del vuelo 508 de LANSA

Aproximadamente 25 minutos después del despegue, el vuelo 508 de LANSA se dirigió hacia un área de tormentas eléctricas y turbulencias severas, y el avión comenzó a temblar violentamente. Los compartimentos superiores se abrieron repentinamente, golpeando a los pasajeros y la tripulación con equipajes y regalos de Navidad.

El avión podría haber dado la vuelta, pero existía una gran presión por cumplir con el calendario de vacaciones, por lo que los pilotos continuaron volando.

Después de unos diez minutos de agitación, Juliane vio un destello de luz muy brillante golpear el ala izquierda. Escuchó a su madre decir: "Es el final, todo termina". Inmediatamente después, el avión comenzó a caer en picado.

"Estaba completamente oscuro y la gente gritaba, luego el ruido profundo de los motores llenó mi cabeza por completo", recuerda Juliane.

Caída libre atada a su asiento

Cuando el avión chocó contra la tormenta, se rompió y comenzó a caer. En ese momento Juliane se separó de todos los demás a bordo. Lo siguiente que supo fue que estaba al aire libre, todavía atada a su asiento y cayendo en picado hacia la jungla de abajo.

"Pude ver el dosel de la jungla girando hacia mí. Luego perdí el conocimiento y no recuerdo nada del impacto", dijo.

Por suerte, Juliane cayó sobre unos árboles que pudieron amortiguar la caída.

Cuando despertó al día siguiente, se encontró rodeada de un denso follaje. No había nadie más.

Perdida en la selva

El avión volaba a una altitud de 21.000 pies cuando chocó contra la tormenta. Se rompió a unos 10.000 pies y Juliane cayó desde esa altura. Su supervivencia fue milagrosa. Cayó sobre unos árboles que pudieron amortiguar la caída. Incluso sus heridas (clavícula rota, rodilla torcida y algunos cortes en los hombros y las piernas) eran menores.

"Me quedé allí, casi como un embrión, durante el resto del día y toda la noche, hasta la mañana siguiente", escribió en sus memorias, When I Fell From the Sky, publicadas en 2011. "Estaba completamente empapada, cubierta de barro y suciedad, porque debió haber estado lloviendo a cántaros durante el día y la noche".

El accidente se produjo a mediados de la temporada de lluvias, por lo que no había fruta al alcance para recoger ni ramas secas con las que hacer fuego.

Juliane Koepcke
Juliane Koepcke, en imagen, regresó al lugar del accidente en 1998.

A pesar de su precaria situación, Juliane no sintió miedo, solo "un sentimiento de abandono sin límites". Después de haber pasado tres años con sus padres en su estación de investigación, Juliane aprendió mucho sobre la vida en la selva tropical.

"Reconocí los sonidos de la vida silvestre de Panguana y me di cuenta de que estaba en la misma jungla", dijo.

Instinto de supervivencia

Su padre le había enseñado cómo sobrevivir en caso de que alguna vez se perdiera en la inhóspita maleza.

"Siempre busca un arroyo", le había dicho su padre. "Sigue la corriente del río. Los ríos son los caminos de los indios konibo, shipibo y cacataibo, de los leñadores y de los hacendados. Si te pierdes en la jungla, los ríos pueden ser tu única esperanza de llegar a la civilización".

Entonces, armándose con un palo para protegerse de las serpientes venenosas, Juliane comenzó a buscar un río.

Llevaba un vestido corto sin mangas y sandalias blancas. Había perdido sus anteojos sin los cuales apenas podía ver. También perdió un zapato, pero se quedó con el otro para comprobar el suelo delante de ella mientras caminaba.

Lo primero que hizo Juliane fue buscar a su madre en las inmediaciones del accidente. Pero no la pudo localizar. A poca distancia encontró un pequeño paquete que se había caído del avión en el que había algunos juguetes y un trozo de pastel de Navidad. Intentó comerse el pastel, pero estaba saturado con agua de la lluvia. Sin embargo, sí que había una pequeña bolsa de dulces en buen estado en el paquete de Navidad.

La selva estaba llena de peligros. Arañas y serpientes venenosas se escondían entre el follaje. En el aire había moscas y mosquitos. Había frutas y bayas de aspecto delicioso que colgaban tentadoramente de los árboles cercanos, pero Juliane evitaba cualquier cosa que no reconociera porque podrían ser venenosas.

Juliane pronto encontró un pequeño manantial y comenzó a seguirlo, con la esperanza de que eventualmente condujera a un río.

Al cuarto día, encontró los primeros escombros del accidente: un banco con tres pasajeros incrustados en la tierra. La vista de los cadáveres le envió un escalofrío por su espalda.

La falta de comida, el calor, las picaduras incesantes de los mosquitos y sus heridas comenzaban a hundir a Juliane. Su clavícula, rota en el desastre, se estaba volviendo más y más dolorosa cada día. Además, una herida en su pie le dificultaba caminar a medida que pasaban los días lentamente. Pero aun así siguió adelante. El río se ensanchaba y fluía más rápido.

Al décimo día tropezó con la orilla de un gran río. Allí encontró un pequeño bote amarrado y, cerca del bote, había un camino que conducía a una pequeña cabaña. No había nadie dentro.

Primeros auxilios

En la cabaña encontró un bidón de gasolina y lo usó para brindar primeros auxilios rudimentarios a sus heridas. Recordó a su padre tratando una infección producida por gusanos en su perro con queroseno e intentó lo mismo en sus heridas con gasolina.

Tan pronto como vertió gasolina en sus heridas, salieron docenas de gusanos. Se sacó una treintena de gusanos de sus cortes y se sintió inmensamente orgullosa de sí misma.

Aquella noche durmió sobre las tablas desnudas de la cabaña.

Rescate

A la mañana siguiente, tenía la intención de continuar río abajo, pero como estaba lloviendo a cántaros, decidió descansar un rato. Esa lluvia le salvó la vida. Unas horas más tarde, un grupo de pescadores irrumpió en la cabaña y se sorprendieron al ver a la mujer, demacrada, cubierta de llagas y apenas con vida.

Los hombres curaron sus heridas y le dieron algo de comer. Al día siguiente, la llevaron al pueblo más cercano en bote, y desde allí la trasladaron en avión a un hospital.

Juliane Koepcke había pasado once noches en la selva amazónica. Ella fue la única sobreviviente del vuelo.

Experiencia

Después de su angustiosa experiencia, Juliane regresó a Alemania, de donde procedían sus padres.

Al igual que sus padres, Koepcke obtuvo una licenciatura en biología y regresó a Perú para realizar una extensa investigación sobre mamíferos, especialmente murciélagos.

Su historia de supervivencia ha sido el tema de una película italiana de 1974 llamada Miracles Still Happen (Todavía ocurren milagros) y un documental del director Werner Herzog llamado Wings of Hope (Alas de esperanza). En 2011, publicó su propia autobiografía, When I Fell From the Sky (Cuando caí del cielo).

Ahora casada con Erich Diller, un entomólogo especializado en avispas parásitas, Juliane dirige la conservación que fundaron sus padres. Además, Panguana se establece como la estación de investigación biológica más antigua del Perú. La reserva alberga más de 500 especies de árboles, 160 tipos de reptiles y anfibios, 100 tipos diferentes de peces, siete variedades de monos y 380 especies de aves.







Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir